Todo cambio es un proceso, un arte (según palabras de G. Nardone y P. Watzlawick), un constante fluir de: pensamientos, sentimientos y emociones; e inevitablemente, en cualquier cambio que surja en nuestra vida, estarán implicadas todas nuestras estructuras internas, apoyos, apegos, temores, esperanzas, ilusiones y desilusiones.

No puedo referirme al proceso de cambio, sin mencionar: […]